MUY BIEN NOTA: 10

introducción

El parénquima es uno de los tejidos vegetales que forman parte de la planta. Está compuesto por células vivas, de formas variadas según su función, poco diferenciadas, con una pared celular muy fina. La mayor parte de los tejidos de un vegetal son parénquima.

Está implicado en muchas funciones diferentes (como la fotosíntesis…). Encontramos, por lo tanto, diferentes tipos de parénquimas.

PARÉNQUIMA CLOROFÍLICO

También llamado clorénquima. Sus células poseen gran cantidad cloroplastos, por lo que su función es fotosintética. Lo encontraremos en las partes verdes de la planta (hojas, tallo en el caso de las plantas herbáceas…), que reciben mayor cantidad de luz, ya que necesitan energía lumínica para la fotosíntesis.

Este tejido está muy desarrollado en las hojas donde encontramos:

● Parénquima Clorofílico en Empalizada. Como este tejido se encuentra en la zona superior de la hoja (haz) sus células contienen gran cantidad de cloroplastos, pues es la cara que recibe mayor cantidad de luz solar. Sus células están muy unidas, por lo que entre ellas no hay espacios intercelulares, para captar la mayor cantidad posible.

● Parénquima Clorofílico Lagunar o Esponjoso. Se encuentra en la zona inferior de la hoja (envés), que recibe menor cantidad de luz solar, por lo que las células de este tejido contienen menor número de cloroplastos. Sin embargo en esta zona de la hoja se encuentran la mayor parte de los estomas, que da lugar a la presencia de espacios intercelulares entre ellas. Estos espacios permiten la difusión de gas que entra por los estomas, la salida de oxígeno que se produce en su interior…

Imagen 1. Parénquima clorofílico de una hoja de camelio. El parénquima en empalizada está formado por células alargadas y muy agrupadas, mientras que el parénquima esponjoso está compuesto por células de formas irregulares que dejan espacios entre sí.

Imagen 2. El conjunto de ambos tejidos recibe el nombre de mesófilo.

PARÉNQUIMA DE RESERVA

Sus células se encargan de la síntesis y almacenamiento de diferentes sustancias (almidón, grasas…) de reserva para la planta. No contienen cloroplastos. Lo encontraremos, por ejemplo, en raíces engrosadas (como la patata) o semillas.

Imagen 3. Parénquima de reserva en la corteza de una raíz de dicotiledónea. Esta células están especializada en almacenar almidón, pero hay células parenquimáticas que almacenan varias sustancias.

PARÉNQUIMA AERÍFERO

Las células que lo componen se encuentran muy separadas entre sí dejando grandes espacios por donde circulan los gases. Permiten la entrada de aire en plantas que habitan en medios acuáticos como los nenúfares o juncos (hidrófilas).

Imagen 4. Parénquima aerífero de una raíz acuática. Los asteriscos señalan espacios aéreos.

Imagen 5. Parénquima aerífero del tallo de un junco. Podemos ver células parenquimáticas estrelladas.

PARÉNQUIMA ACUÍFERO

Sus células presentan grandes vacuolas que almacenan agua, por lo que es propio de plantas adaptadas a medios con poca humedad como el cacto (xerófitas).

Imagen 6: Parénquima acuífero de un cactus. Las células parenquimáticas que almacenan agua son grandes, de paredes delgadas.

PARÉNQUIMA CORTICAL

Se encuentra tras la epidermis, produciendo el aislamiento del interior, es decir, sus células se acumulan en el interior del tallo para protegerlo. El felógeno (que da lugar a la corteza) se desarrolla en el parénquima cortical.

Imagen 7. Parénquima cortical en el tallo de Euforbia.

Imagen 8. Vemos como el parénquima cortical rodea los vasos conductores (haces de xilema y floema). También vemos parénquima medular en el centro (amarillo).

Lucía Yagüe 2012/11/23 23:31

 
parenquima.txt · Última modificación: 2012/12/04 14:03 por admin
 
Excepto donde se indique lo contrario, el contenido de esta wiki se autoriza bajo la siguiente licencia:CC Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported
Recent changes RSS feed Donate Powered by PHP Valid XHTML 1.0 Valid CSS Driven by DokuWiki